Saltar al contenido

Hiperémesis Gravídica

hiperemesis gravidica

¿Conoces una condición con el nombre de hiperémesis gravídica? Si no es así, entonces ha llegado la hora de conocer un poco más acerca de esta condición tan específica.

Aspectos importantes de la hiperémesis Gravídica

La hiperémesis Gravídica es un padecimiento en el embarazo que se caracteriza por exceso de náuseas y vómitos. Es como un compendio de malestares comunes en el embarazo pero llevados a la enésima potencia. Algo realmente desagradable para la mujer.

Entre las causas más probables para este padecimiento se encuentra la elevación de la hormona hCG. Curiosamente, esta es la llamada “hormona del embarazo” ya que determina el proceso de gestación. De esta hormona se basan los diferentes test de embarazo para funcionar.

Sin embargo, no se le puede acreditar toda la culpa a esta hormona en particular. Lo cierto es que no se conoce una causa fehaciente y exacta que explique el constante malestar durante el embarazo.

Los síntomas suelen ser:

  • Náuseas y vómitos intensos, además de persistentes.
  • Pérdida de peso.
  • Orina oscura y exceso de salivación.
  • Estreñimiento.
  • Signos claros de deshidratación como la piel seca y una gran debilidad. ¡Los mareos también están incluidos en la lista!

La hiperémesis es considerada como una emergencia obstétrica de gran envergadura. Esto, debido al alto riesgo que sufre la madre y el embarazo como tal cuando se tiene este inconveniente.

Tratamientos para la Hiperémesis Gravídica

Cuando este padecimiento se sale de control, el mejor tratamiento es una perfusión intravenosa. Ello significa que se le debe suministrar a la mujer tanto agua como glucosa y electrólitos por vía intravenosa.

Para que esto pueda darse la mujer embarazada debe permanecer hospitalizada un tiempo prudencial. No puede hacer ningún tipo de esfuerzo, dieta ni nada por al menos las siguientes 24 horas.

Este tipo de tratamiento no es el único existente, ya que también se pueden tomar medicamentos para mejorar la gravídica. Estos mismos, suelen tener una tasa de riesgo más alta que la perfusión intravenosa, aunque estos suelen ser más efectivos. Es por ello que conviene considerar esta opción para trata la hiperémesis gravídica.

Entre los medicamentos más comunes para poder curar la hiperémesis se encuentran:

  • Benedictin, combinación de vitamina B6 con succinato de doxilamina. ¡Actualmente no se encuentra en el mercado de Estados Unidos!
  • Ondansetrón o Zofran, antieméticos excelentes para ayudar a la mujer embarazada. ¡Su principal problema es el costo de adquisición tan elevado!
  • Marinol.
  • Antihistamínicos en general.
  • Corticosteroides.

Con todo y esto, existen varias mujeres a las cuales este tipo de tratamiento no les surte efecto. Por tanto, si es el caso, se necesita el asesoramiento de un experto en el área. El podrá decirte cual es el mejor tratamiento que podrás seguir.

Nunca te automediques sin la supervisión de un médico. Sólo un profesional de la salud puede proporcionarte un tratamiento acertado.

Riesgos de la hiperémesis gravídica

Todo el mundo debe saber que un embarazo es un proceso de cambio drástico donde nada puede salir mal. Si algo llegase a pasar, las repercusiones directas las sufre el feto que se está formando dentro de la mujer. Por ello no se puede tomar a la ligera ninguna clase de enfermedad o padecimiento.

La Hiperémesis Gravídica podría arrebatarte todas esas vitaminas y nutrientes que tu cuerpo necesita durante el embarazo. Al hacerlo, pone en riesgo la vida del pequeño feto que depende netamente de la madre.

Al padecer de hiperémesis es más que seguro que existirá algún tipo de descompensación física. El no poder digerir las comidas y que falte hidratación en el cuerpo puede poner en riesgo al feto.

Cómo prevenir la Hiperémesis Gravídica

Aunque no se sepa la causa exacta de su aparición, si se pueden sugerir algunas acciones para prevenir los ataques. Entre estas recomendaciones se encuentran:

  1. No tener una rutina diaria tan difícil de llevar estando embarazada. Dale la prioridad a tu embarazo y a su completo desarrollo. ¡Nada de estrés!
  2. Ingerir mucha cantidad de agua y mantener el cuerpo debidamente hidratado.
  3. Mantener la calma ante cualquier cosa y buscar una solución adecuada para el malestar. Debes acudir ante un experto en el tema para que te oriente y te ayude a eliminar este padecimiento.

Otras complicaciones que pueden surgir en tu embarazo