Saltar al contenido

Incompetencia Cervical

incompetencia cervical

¿Problemas en el cuello uterino durante el embarazo?, seguramente se deba a la incompetencia cervical. La misma, puede ser la causante de múltiples problemas dentro de tu proceso de gestación. ¿No sabes nada de la incompetencia cervical?

Causas y síntomas de la incompetencia cervical

La incompetencia cervical es un problema que afecta directamente al cuello uterino. Ella hace que esta parte del órgano reproductor femenino se abra mucho antes de terminar el embarazo.  Esto a su vez podría ocasionar la pérdida total del feto en desarrollo.

Estudios confirman que el 25% de los abortos naturales previos a la semana 16 están vinculados con este trastorno. No tiene síntomas resaltantes para mostrar, salvo quizás la presencia de sangrado vaginal.

Como la mayoría de las complicaciones en el embarazo, esta no tiene una causa en específica. De hecho, son varios los posibles factores de riesgo que incurran en la aparición del cuello uterino incompetente. Entre estos factores se encuentra:

  • Haber sido diagnosticada (en algún embarazo anterior) con incompetencia en el cuello uterino.
  • Antecedencia de partos tempranos motivados por la ruptura de las membranas.
  • El hecho de haber tenido una biopsia cervical con anterioridad.
  • Exposición desmesurada con el dietilestilbestrol, causando con ello las anomalías uterinas
  • Procedimientos quirúrgicos anteriores al embarazo que hayan producido daños del cuello uterino.
  • Previo parto prematuro.

Como debes suponer a estas alturas, el cuello uterino debe permanecer cerrado hasta el momento del alumbramiento. Si esto no pasa, simplemente se llega a perder al bebé.

¿Cómo se diagnostica la incompetencia cervical?

Esta problemática del embarazo es una de las más difíciles de detectar ya que no tiene síntomas de ningún tipo. Sumado a esto, solo se puede saber que el cuello uterino es incompetente luego de que el mal está hecho. Si no hay antecedentes de incompetencia cervical entonces esto no puede ser detectado.

La única forma de saber que se padece es determinando qué la causa exactamente. Cosa complicada de hacer porque las causas pueden ser muchas y no repetitivas. Ni siquiera hay un patrón que se puede seguir.

Se puede medir el cuello uterino entre el primer y el segundo trimestre de embarazo. La reducción excesiva del mismo puede ser un pequeño indicio de incompetencia cervical. No obstante, ello no puede suponer una prueba clara, ya que es probable que se haya acortado por otra razón.

En resumidas cuentas, solo queda mantenerse atentos del cuello uterino, esperando que este no se contraiga de más. Si se hace esto, puede que exista una forma de salvar al feto y de que no traiga más repercusiones. ¡Queda estar pendiente!

Tratamientos para la incompetencia cervical

Por curioso que suene esto, realmente no se suele tratar el problema del cuello uterino incompetente. ¿Por qué? Simple, porque son pocos los casos donde esta incompetencia puede ser una amenaza.

Únicamente se trata la incompetencia cervical cuando esta amenaza de manera tajante a un embarazo. La forma de tratarlo es utilizando lo que se conoce como cerclaje cervical, una técnica que refuerza el cuello uterino.

La técnica antes mencionada consiste en colocar unas pequeñas suturas por todo el músculo cervical. De esta manera, se puede hacer mucho más angosto este canal en particular. Para ello se usa un espéculo y se emplea a través de la vagina. Aunque también se puede ver casos donde se realiza este procedimiento a través de una incisión abdominal. ¡Así la sutura puede ser mucho más precisa y certera!

Generalmente se suelen realizar los cerclajes cerca de la semana 14 o 16 de un embarazo. Ello, para que alrededor de las semanas 36 y 38 puedan liberarse esas suturas previamente mencionadas.

¿Que si puede tener complicaciones este procedimiento? Pues lo general es que no sea así. Sin embargo puede darse el caso de que ocurra lo siguiente:

  • Que se produzcan hemorragias internas por dañar las venas.
  • Que se produzcan hemorragias por el daño a las arterias.
  • Muerte fetal por la oclusión total de los vasos sanguíneos dentro del útero.

Pero como ya se dijo, esto no es para nada frecuente.

En términos generales, este padecimiento es sumamente molesto y problemático para cualquier embarazo.

Otras complicaciones que pueden surgir en tu embarazo