Saltar al contenido

Preeclampsia

hipertensión en el embarazo

¿Estás embarazada y tu tensión arterial no deja de subir?, entonces es posible que padezcas de Preeclampsia. La misma, es considerada como una de las más riesgosas complicaciones en el embarazo.

¿No sabes nada relacionado a esta particular complicación en el embarazo? Pues, si es así entonces no dejes de leer este contenido que trata específicamente de este tema. Características, síntomas, tratamientos y muchas cosas más sobre esta complicación es lo que leerás a continuación. ¡No esperes más y entra de lleno en el mundo del embarazo!

La Preeclampsia, como bien ya se dijo, es una de las complicaciones que fácilmente puede sufrir una embarazada. Se caracteriza por una tensión arterial elevada y se encuentra fuertemente asociada con niveles altos de proteínas en la orina.

Ello indica que se pierde gran cantidad de nutrientes, necesarios tanto para el feto como para la madre. Cosa que pone en gran riesgo la vida de la embarazada y de su bebé. ¿Qué clase de información adicional se puede obtener de este padecimiento?, esto es lo que verás inmediatamente.

El embarazo puede generar padecimientos muy específicos, como es el caso de la hipertensión gestacional. Esta misma, se caracteriza por ser un trastorno común para las gestantes en general. ¿Cuáles son las características de este padecimiento del embarazo? ¿Traerá efectos nocivos para la madre después del embarazo?

¿Qué causa la preeclampsia?

Actualmente se desconoce en su totalidad qué es lo que causa la Preeclampsia en la embarazada realmente. Sin embargo, ello no indica que no se conozca hoy en día algunos factores que posiblemente desemboquen al padecimiento. Entre esos factores de riesgo se encuentra:

  • Tener familiares directos (abuela o madre) que la hayan sufrido.
  • Haber padecido anteriormente en algún embarazo previo.
  • Haber tenido muy poco contacto o exposición al semen del hombre. Esto suele ocurrir en las parejas primerizas.
  • Tener una edad menor a los 18 años y mayor a los 45 durante el embarazo.
  • Sufrir de obesidad o diabetes.
  • Fumar.
  • Sufrir de estrés o realizar trabajos pesados.
  • Sufrir de enfermedades inmunológicas, renales o alteraciones en la coagulación.
  • Embarazo múltiple.
  • Sufrir de una infección urinaria durante el embarazo.
  • Orinar con muy poca frecuencia, lo que demuestra el mal funcionamiento del hígado y los riñones.

Todos estos factores pueden traer consigo la hipertensión en el embarazo, al menos en un porcentaje mucho mayor. No obstante, hay que recalcar que este padecimiento solo se ha observado en un 10% de los embarazos. Además, suele verse con mucha más frecuencia en los primeros embarazos y después del tercer trimestre del mismo.

Se suelen asociar las siguientes causas para el desarrollo de esta afección:

  • Rechazo o perfusión inadecuada a la placenta.
  • Deficiencias de vitaminas en el organismo.
  • Sistema nervioso central altamente irritado.
  • Filtrado glomerular reducido en demasía, sumado a una alta retención de agua y sal en el cuerpo.
  • Isquemia uterina.
  • Daño severo a las células endoteliales.

No se puede dar por sentado obviamente, pero estas pueden ser las causas más probables para el desarrollo de la enfermedad. Es por tanto de vital importancia prestar atención a todos y cada uno de los signos de la Preeclampsia.

No importa que tan leves sean. No te preocupes si no sabes cuales son estos signos previamente mencionados. Los mismos, serán explicados en las siguientes líneas para un mejor entendimiento.

Síntomas de la Preeclampsia

Cuando se hace referencia a los síntomas, se deben listar los siguientes:

  1. Si es leve, los síntomas serian:
    • Una presión arterial promedio de 140/90 mmHg.
    • Alteración leve de las funciones hepáticas y visuales.
    • Captación de presencia proteica excesiva en la orina.
    • Edema de manos y de cara.
  2. Si es grave, los síntomas podrían ser:
    • Trastornos neurológicos.
    • Dolores epigástricos, los cuales asemejan a unas punzadas sumamente incomodas.
    • Aumento desmedido del peso, mayor a 2 kilogramos en una sola semana.
    • Visión Borrosa, destellos lumínicos y cualquier otro tipo de problema visual severo.
    • Fuerte cefalea, tanto intensa como persistente.
    • Oliguria no mayor a los 400 ml en 24 horas.

A nivel físico, la mujer puede que no sienta absolutamente nada si es que tiene Preeclampsia. Por ello, se debe tener mucho cuidado y estar acudiendo constantemente al doctor para prevenir estos padecimientos.

Lo cierto del asunto, es que continua siendo un padecimiento poco previsible en la mayoría de los casos. Sumado a eso, también es un padecimiento que puede desembocar en problemas aún peores para la mujer embarazada.

¿Por qué es tan importante tratar la Preeclampsia?

Este padecimiento en particular puede traer como consecuencia toda clase de problemas, tanto para el feto como para le mujer. El mal tratamiento de la Preeclampsia puede traer consigo:

  • Dolor de cabeza severo, falta de sueño y mareos descontrolados.
  • El tan llamado síndrome HELLP, complicación que ataca directamente a la sangre y al hígado. Este síndrome a su vez provoca:
    • Ruptura de los glóbulos rojos dentro de los vasos sanguíneos.
    • Baja producción de plaquetas por parte del organismo.
    • Dolor abdominal fuerte, sobre todo en la boca del estómago y en la zona donde están las costillas.
  • Eclampsia, consecuencia directa de un mal tratamiento de la Preeclampsia. La misma ocurre cuando se contraen excesivamente los vasos sanguíneos. Ello ocasiona que se presenten micro-infartos por falta de sangre en el cuerpo. ¡El órgano que más es afectado por esto es el cerebro! Debido a esto, puede llegar a tener fuertes ataques eclámpticos, comas y convulsiones por igual. Dichos ataques eclámpticos, para mayor entendimiento de su gravedad, pueden dividirse en varias fases:
    1. La fase Prodrómica, donde la embarazada padece de los síntomas graves mencionados.
    2. La fase de la invasión, en donde la embarazada con eclampsia no tiene mucho control de los músculos faciales. Esta fase dura menos de 30 segundos.
    3. La fase de contracción tónica, donde todos los músculos se contraen y la embarazada queda totalmente recta.
    4. La fase de contracciones clónicas, donde el cuerpo se relaja y se tensa alternativamente.
    5. La fase de coma, donde la mujer queda totalmente inconsciente e inmóvil. Respira con dificultad y suele recuperarse de manera lenta.
  • Falta de orina por mal o nulo funcionamiento de los riñones.
  • Pulmones encharcados de sangre, ocasionando con ello problemas respiratorios serios.
  • Hemorragias dentro del hígado.

Todo esto puede traer consigo una simple Preeclampsia. Por ello y más, se debe estar más que pendiente acerca de este padecimiento que suele atacar la las embarazadas.

Puede confundirse con otro tipo de enfermedades y padecimientos generales. Es por tanto necesario que considera como opción la Preeclampsia si ya se tiene más de 20 semanas de embarazo. Así se evitan mayores inconvenientes si realmente posees este padecimiento.

Tratamiento para la Preeclampsia

Una vez entendido todas las consecuencias negativas que puede traer, cabe preguntarse: ¿Cómo se hace para tratarla correctamente? Simple, todo depende de la gravedad y de cuantas semanas lleve el embarazo.

Verán, si es leve y no se cuenta con más de 37 semanas de embarazo, entonces puedes relajarte. Literalmente, tendrás que reducir las actividades físicas y cuidar lo que comes con demasía. Además de ello, también deberás controlar tu presión sanguínea lo más que puedas y reposar en demasía.

Por su parte, si tienes Preeclampsia grave y estás en la semana 34, puede que debas dar a luz. Lo mismo aplica si excedes las 34 semanas por supuesto, lo cual conlleva consigo un internado algo amplio para chequearte.

¡Deben mantenerte vigilada la mayor parte del tiempo para que nada salga mal! Al poseer este tipo de Preeclampsia tendrás que quedarte perennemente en el centro de atenciones. Por ello, automáticamente pasarías a tener un embarazo de alto riesgo que puede poner en riesgo la vida del feto.

Si todo se pone peor, puede que sea necesario realizar una cesárea para extraer al bebé. Suponiendo que el mismo no esté listo para la extracción, usualmente suelen suministrar cortico-esteroides para acelerar el proceso de formación.

De una u otra medida, la gravedad debe ser determinada por el especialista que te chequee. Dependiendo de lo que diga y los estudios que te haga, deberás actuar y cambiar la manera de vivir. Esto, al menos, por ese pequeño periodo de tiempo que es el embarazo.

En esta clase de casos, el mejor tratamiento es el reposo absoluto. Nada de cocinar, estresarse o estar largos periodo de pie. ¡Tendrás que estar la mayor parte del tiempo en cama!

Para resumir un poco, el tratamiento suele quedar en manos de personal capacitado. Lo antes descrito es un pequeño esbozo de lo que se debe hacer.

El tratamiento de la hipertensión gestacional depende en gran medida de la cercanía al día de parto. Si estás cerca de dar a luz y la hipertensión aparece, no queda más que proceder cuanto antes al alumbramiento. Por su parte, si no estás tan cerca de dar a luz, entonces puede que tengas que hacer lo siguiente:

  • Reposar tanto como puedas y descansar sobre el lado izquierdo para reducir el peso del bebé sobre los vasos sanguíneos.
  • Ir con mucha más regularidad a los chequeos, para que nada pueda salirse de control.
  • Disminuir considerablemente el consumo de sal.
  • Mantener el cuerpo sumamente hidratado, tomando 8 vasos de agua al día.
  • Consumir algún medicamento para bajar la tensión arterial en el embarazo.

A la hora de la verdad, es el especialista que te observa el que determinará cuál será el mejor tratamiento. ¡Debes confiar en lo que diga tu médico de confianza!

¿Se puede prevenir la Preeclampsia?

Gracias a que este padecimiento llega sin avisar y que no se sabe su causa exacta, es muy difícil prevenirlo. Sin embargo, ello no implica que no se estén haciendo estudios en el área para saber cómo erradicar la Preeclampsia.

Estudios recientes afirman que las mujeres con altas probabilidades de desarrollar Preeclampsia tomen bajas dosis de aspirina. ¿Y quiénes son las mujeres con más altas probabilidades?  Pues las que padezcan de presión arterial alta por supuesto. ¡Hay que tener mucho cuidado!

La terapia a base de aspirinas es para prevenirla y no para tratarla. No te sometas a esta clase de tratamientos sin el previo asesoramiento de un profesional Aparte de ello, no queda más que se pueda hacer para prevenirla que tener una buena atención prenatal.

Se pueden citar otros métodos alternativos que pueden o no funcionar en tu organismo. Como ya se dijo, este padecimiento es muy aleatorio y por tanto, difícil de prevenir. Puedes intentar con lo siguiente:

  • Consumir poca o casi ninguna sal entre las comidas.
  • Mantenerse totalmente hidratada, bebiendo entre 6 y 8 vasos de agua al día.
  • Reducir considerablemente los alimentos fritos o la comida chatarra en general.
  • Descansar bastante en todo ese largo periodo de embarazo.
  • Tratar de elevar los pies al menos un par de veces al día.
  • No consumir muchas bebidas altas en cafeína.
  • Consumir medicamentos prescritos y suplementos solo si así lo sugiere el doctor o médico especialista.

Lo más sensato es acudir a un especialista y preguntar qué es lo mejor para evitarla. Ten presente que todos los cuerpos son diferentes y por consiguiente, ninguno reacciona exactamente igual. ¡Lo mejor es cuidarse en el embarazo!

Como dato curioso se puede mencionar que es posible desarrollar Preeclampsia después del embarazo. ¡No es mentira!, si la embarazada es propensa, puede que esta aparezca después de dar a luz.

Ello suele ocurrir entre las primeras 6 y 8 semanas después del parto. Por esta razón es que se debe prestar atención a las primeras 48 horas seguidas del alumbramiento.

Ya que esta enfermedad suele aparecer aleatoriamente en el embarazo, es difícil definir una forma de prevenirlo. Usualmente se suele tener mucha más precaución de hipertensión en los siguientes casos de embarazos:

  • Embarazos primerizos.
  • Embarazos múltiples.
  • Obesidad de la madre.
  • Que la embarazada tenga más de 30 años de edad.
  • Si eres de procedencia afroamericana.
  • Si en tu familia existe un historial de hipertensión arterial bastante arraigado.
  • Si sufres de insuficiencia renal o alguna especie de diabetes.

En esos casos, la mejor manera de prevenirlos es teniendo un embarazo tranquilo y bastante relajado. Debes dejar de forzar tu cuerpo y de complicarte la vida mientras estés embarazada. ¡Ello puede reducir significativamente la presencia de hipertensión gestacional! Sumado a esto, también se debe consumir mucha menos sal y procurar beber altas cantidades de agua al día. ¡Así se evita la retención de líquidos!

Entre las muchas otras cosas que puedes hacer para prevenir la hipertensión gestacional se encuentra:

  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Mantener tus pies elevados a lo largo del día.
  • Evitar el consumo de alcohol y de cualquier otra bebida o sustancia psicotrópica.
  • No consumir exceso de cafeína.
  • Aumentar la cantidad de proteínas consumidas.
  • Disminuir la ingesta de comida chatarra y alimentos fritos.

Aplicas todo esto durante el embarazo y ten la certeza de que no padecerás de hipertensión gestacional. Recuerda acudir a todas tus citas programadas con el obstetra o el ginecólogo para mantenerte informada de tus cambios corporales. ¡Ya sabes lo que puedes hacer para prevenir la hipertensión! Solo queda ponerlo en práctica, ¿no te parece?

¿Cómo afecta la Preeclampsia al bebé?

Ya se ha mencionado que clase de consecuencias trae hacia el cuerpo de la mujer. Sin embargo, ¿qué es lo que pasa con el bebé o el feto? ¿Queda exento de problemas? Sigue leyendo y descubrirás las respuestas a ambas preguntas.

En lo que respecta al bebé y la Preeclampsia, se puede decir que la misma lo afecta de manera negativa. Este padecimiento puede ocasionar que la placenta no se forme correctamente, haciendo que la misma no posea suficiente sangre. Ello trae como consecuencia que el bebé reciba mucho menos alimentos y oxigeno mientras este dentro de la madre. ¡Todo esto podría ocasionar problemas severos al desarrollo del pequeño!

Si se logra detectar a tiempo, entonces es más que probable que se pueda dar a luz normalmente. Esto quiere decir que con el correcto tratamiento prenatal, las probabilidades de que el bebé no nazca sano son escasas.

El trago más amargo se lo lleva la madre con todos los síntomas y consecuencias antes descritas. Pese a esto, ello no quiere decir que un bebé pueda salir impune.

Características importantes de la hipertensión gestacional

A este tipo de hipertensión en particular también se le conoce como hipertensión infundida por el embarazo. Esto, gracias a que la característica fundamental de la misma es causar hipertensión arterial de manera aleatoria. Es decir, que esta hipertensión aparece sin previo aviso, sin previo diagnostico que asome su aparición. ¡Todo por culpa del embarazo!

Como has de saber, el embarazo produce toda clase de transformaciones y cambios en la mujer. Ello hace que su cuerpo funcione de manera muy aleatoria, arrojando uno que otro padecimiento por allí y por allá. ¡La hipertensión puede ser considerada uno de ellos!

Por si no lo sabias, la hipertensión arterial es una enfermedad crónica que aumenta las cifras de presión sanguínea. Esto trae consigo toda serie de problemas tales como:

  1. Estrés excesivo, motivado por la hiperactividad del sistema nervioso simpático.
  2. Retención de líquidos y sodio por parte del organismo.
  3. Mal funcionamiento de los riñones y alguno que otro órgano importante del cuerpo.
  4. Daños severos al corazón.

¡Imagínate ahora que esta enfermedad la padezca una mujer embarazada! Puede llegar a ser mortal si no llega a tratarse correctamente. De hecho, la hipertensión gestacional puede ocasionar:

  • Que la placenta no tenga suficiente flujo de sangre para el feto.
  • Aparición de Preeclampsia, lo que traería a su vez la aparición de eclampsia.
  • Que el feto (de poder nacer) lo haga con un peso muy bajo.

Definitivamente, ¡es un problema en el embarazo que se debe evitar a toda costa!

Otras complicaciones que pueden surgir en tu embarazo