Saltar al contenido

Pregorexia «La Anorexia Del Embarazo»

¿Has oído hablar de la Pregorexia en el embarazo y no sabes de qué trata esto exactamente? Si es así, entonces llegas al lugar ideal para aclarar esa duda.

Un desorden alimenticio sin igual azota a las mujeres embarazadas de hoy en día. El mismo, lleva por nombre Pregorexia y tiene una patología bastante interesante de conocer.

El vientre plano y el cuerpo delgado es el sueño propagado por muchas mujeres jóvenes en las redes sociales. Este estereotipo y la búsqueda desenfrenada del patrón es la principal razón por la que muchas mujeres adquieren trastornos alimentarios graves, como la anorexia, la bulimia y, ahora, la preorexia, que son mujeres embarazadas que tienen demasiado miedo de engordar.

El trastorno llamado pregorexia es un término inglés que une embarazo y anorexia . La palabra es de origen popular y no se aplica al ámbito médico. La enfermedad es poco estudiada por la ciencia, porque hay pocos pacientes que puedan desarrollar el trastorno.

La pregorexia puede afectar principalmente a pacientes que ya tienen algún tipo de trastorno alimentario. Los factores genéticos, los problemas familiares y las condiciones psicológicas también se evalúan a lo largo del diagnóstico. La complicación afecta seriamente la salud del bebé, aumenta los riesgos de aborto, nacimiento prematuro y niños con bajo peso.

Qué es la Pregorexia

Si estas embarazada y tienes un miedo incesante a subir de peso, entonces padeces de Pregorexia. Esta patología se caracteriza por ser un trastorno conductual agresivo y dañino tanto para la madre como para el feto.

Es normal que una mujer sienta un poco de molestia por el hecho de aumentar de peso debido al embarazo. Más aún que tenga un poco de desorden alimenticio debido a las hormonas o los cambios físicos que está pasando.

De hecho, se estima que una mujer embaraza engorde un promedio de 13 kilos durante el embarazo. Ello, motivado a los cambios que atacan su cuerpo y a la necesidad de dotar al mismo de nutrientes adecuados. Es algo normal en una embarazada subir un poco de peso.

Sin embargo, no es lógico pensar que una mujer llegue a sentir los siguientes síntomas de la Pregorexia:

  • Obsesión con el peso, a tal punto de medir todo lo que coma.
  • Bajo o nulo aumento de peso durante el embarazo.
  • Vómitos auto-infligidos.
  • La reducción de la ingesta adecuada de calorías de manera controlada.
  • Negación de un posible problema.
  • Peso por debajo de lo normal mientras está embarazada.

Usualmente, las mujeres con Pregorexia hacen uso de dietas hipocalóricas sumamente restrictivas para adelgazar. Además, no tienen consideración por su bienestar físico ya que lo único que quieren es adelgazar.

Riesgos y complicaciones de la Pregorexia

Esta clase de desorden alimenticio, más allá del ámbito emocional, ciertamente puede traer riesgos desmesurados. A su vez, también pueden acarrear consecuencias irreversibles ante su vida personal. Entre esos riesgos y consecuencias se encuentran:

  1. Un estado de desnutrición perenne que no garantizan una buena salud bajo ningún concepto.
  2. Perdida severa de masa muscular.
  3. Desequilibrio hídrico.
  4. Tendencia a tener cambios de humor drásticos y a estar constantemente irritable.
  5. Fuertes problemas dermatológicos.
  6. Graves alteraciones en las hormonas y en las enzimas.
  7. Lactancia materna severamente alterada.

Y esto solo si se habla de la mujer. Si se habla del feto, la cosa puede ser un tanto parecida a lo siguiente:

  1. Problemas neurológicos severos.
  2. Crecimiento intrauterino retardado y muy irregular.
  3. Problemas respiratorios y digestivos durante todo el embarazo y hasta después del mismo.
  4. Existencia de malformaciones de cualquier índole.
  5. Muerte fetal o lo que es lo mismo en este caso, un aborto inducido.

Lo antes dicho demuestra sin lugar a dudas que este trastorno no puede dejar nada bueno mientras se padezca. Las consecuencias son alarmantes y pueden traer consigo la perdida física tanto del feto como de la madre. ¡Hay que estar muy precavidos!

¿Cómo se trata y se previene la Pregorexia?

Es una enfermedad psicológica que afecta a varias mujeres embarazadas. Ello hace que tenga connotaciones tanto nutricionales, como psicológicas y medicinables en general. Por ello, para tratar la Pregorexia hace falta un equipo de profesionales especializado en estas áreas particulares. Dichos profesionales, deben ser capaces de guiar a la afecta hacia una recuperación rápida y más que efectiva.

En el caso de la prevención de la Pregorexia, hay que tener ciertas consideraciones preliminares. Entre esas consideraciones resalta la vigilancia que debe de hacerse a las mujeres que hayan padecido  de anorexia. Ello también aplica para las mujeres con antecedentes de bulimia o algún otro trastorno de conducta alimentaria.

Si puede prevenirse y tratarse la Pregorexia, siempre y cuando la mujer embaraza cuente con el apoyo necesario. Si no es así, es realmente difícil que se pueda salir de este terrible trastorno. Por tanto, se recomienda llevar una buena alimentación en el embarazo, de modo que tu cuerpo tenga todo lo necesario para la mujer embarazada como para el bebé.

El abdomen plano en el embarazo y los posibles riesgos

Como resultado de la moda de fitness que ha estado sacudiendo las redes sociales, los bloggers y formadores de opinión famosos muestran sus cuerpos planos y muestran que es posible quedar embarazada y aún así no perder los músculos abdominales .

Aunque este tipo de conducta recibe una gran desaprobación por parte del público, desgraciadamente puede considerarse como un ejemplo de comportamiento y algo positivo, especialmente entre los adolescentes y las mujeres más jóvenes.

Quien tiene el trastorno tiene el hábito de las dietas restrictivas y la práctica extenuante de ejercicios físicos, incluso después del embarazo. Sin embargo, durante el embarazo, cualquier tipo de exceso o restricción puede ser muy perjudicial para el bebé .

La actividad física con moderación y supervisión profesional es buena para la salud de la mujer embarazada, ayuda en el trabajo de parto y proporciona varios beneficios. Sin embargo, el ejercicio excesivo durante el embarazo puede sobrecargar la zona lumbar y las articulaciones.

Es importante señalar que durante el embarazo la mujer tiene las articulaciones más frágiles y el ejercicio intenso puede causar lesiones.

Primeros signos de pregorexia

  • Obsesión por la forma física;
  • Evite cualquier tipo de grasa, por temor a engordar;
  • No acepta que es común aumentar de peso durante el embarazo y evitar al máximo;
  • Se cree gorda cuando el cuerpo muestra lo contrario.
  • Por lo general, coma solo (temiendo que alguien llame la atención) u omita las comidas;
  • Hay casos de uso de laxantes e inducción del vómito.

¿Cómo ayudar?

Los miembros de la familia y los amigos también pueden observar los signos de la enfermedad en la mujer embarazada y ayudarla a buscar ayuda de un psiquiatra especializado o de un terapeuta nutricional. El tratamiento en casos de pregorexia ayuda a la mujer embarazada a aceptar el cuerpo, comprender las transformaciones y por qué son necesarias, además de ayudar a afrontar el cambio como algo que forma parte de una nueva fase.

IMPORTANTE: para prevenir el aumento de peso excesivo, las especialistas en embarazo recomiendan una dieta saludable y equilibrada cada tres horas.

Lo ideal es comer pequeñas porciones durante este período y evitar el consumo de grasas y azúcares , pero nunca adquirir una dieta restrictiva.

Muchas madres se equivocan al pensar que sólo necesitan engordar el peso del bebé, sin tener en cuenta que el embarazo conlleva otros cambios que también cambian el peso en la balanza, tales como: aumento del flujo sanguíneo, placenta, líquido amniótico, agrandamiento de las mamas y mayor acumulación de grasa que es común en la fase.

¿Cuál es el peso ideal del embarazo?

Generalmente, la recomendación se hace de acuerdo con el Índice de Masa Corporal de la Mujer (IMC) antes del embarazo. Las mujeres que tienen un peso adecuado pueden engordar de 11 a 16 kg. Las mujeres embarazadas que ya tenían sobrepeso o eran obesas antes del embarazo también son naturales para aumentar de peso, y pueden aumentar de 5 a 9 kg.

Tengo miedo de engordar durante el embarazo. ¿Y ahora qué?

Un embarazo puede ser saludable y volver al cuerpo anterior de una manera muy tranquila. El miedo a engordar durante el embarazo no debe interferir con la salud de la madre y del bebé. Por lo tanto, es imprescindible realizar un seguimiento con el obstetra y el nutricionista, ambos orientarán cuál es el mejor camino hacia un embarazo saludable y con un peso adecuado.

Otras complicaciones que pueden surgir en tu embarazo