Saltar al contenido

¿Pueden Aparecer y Desaparecer los Síntomas del Embarazo ?

Aunque el rango de síntomas que una mujer puede experimentar durante el embarazo puede ser bastante amplio, es algo que la mayoría de las mujeres esperan y para lo que están totalmente preparadas.

Para lo que algunas no están preparadas es para la forma en que los síntomas del embarazo pueden aparecer y desaparecer, a menudo sin ninguna razón.

Es comprensible sentirse ansiosa cuando esto sucede. No puedes dejar de plantearte preocupaciones en cuanto a si el embarazo está progresando como debería o si hay un problema que requiere atención inmediata.

Al saber lo que es normal y lo que no lo es, puedes aliviar muchas de estas preocupaciones y estar mejor preparada para manejar los altibajos ocasionales que pueden acompañar al embarazo.

Los síntomas del embarazo pueden variar de una mujer a otra. Mientras que algunas mujeres, por ejemplo, nunca experimentarán las náuseas matutinas, otras, pueden sentirlas durante meses.

Lo mismo ocurre con los otros síntomas comunes, particularmente durante el primer trimestre. Estos incluyen sensibilidad en los senos, micción frecuente, calambres, acné, antojos de comida, hinchazón, mareos, cambios de humor, dolor de espalda y estreñimiento.

La frecuencia e intensidad de estos síntomas pueden ser muy variables y, honestamente, no se puede esperar que los sientas todos todo el tiempo. Habrá días en los que puedes experimentar calambres y micción frecuente y otros en los que tendrás antojos repentinos de ciertos alimentos.

Incluso habrá días en los que estarás completamente libre de síntomas. Todo esto es perfectamente natural y, por lo general, no es motivo de preocupación.

En algunos casos, es posible que los síntomas no hayan desaparecido, sino que se vuelvan menos notorios a medida que comienzas a lidiar con los cambios frecuentes en tu cuerpo.

Con el tiempo, es posible que empieces a entender mejor tus cambios de humor o que hayas encontrado maneras de lidiar con el estreñimiento o las náuseas.

En el segundo trimestre, muchos de los síntomas pueden comenzar a disiparse. Otras continuarán hasta el momento del parto. Ninguno de los dos casos se considera un signo de un embarazo «menos normal» o «más normal».

Hay ocasiones en las que los cambios en los síntomas del embarazo sí pueden llevarte a estar preocupada y a necesitar atención médica. El principal es el movimiento fetal.

Aunque puede pasar algún tiempo antes de que sientas algún movimiento (entre las semanas 16 y 25), cualquier cambio significativo en la actividad que se realice debe ser reportado inmediatamente a su médico.

Una disminución en el movimiento fetal, o un cese completo del movimiento, puede ser señal de una situación de emergencia. Aunque otros síntomas pueden disminuir o disminuir a medida que avanza su embarazo, el movimiento de su bebé no debería hacerlo.

Seguro, habrá días en los que su bebé estará más tranquilo. Pero si cualquier cambio en una actividad le parece inusual, no dude en ver a su médico o acudir a emergencias.

Lo mismo sucede si de repente no tiene ningún síntoma. No estamos hablando tanto de días sin síntomas. Nos estamos refiriendo a la situación en la que has estado lidiando con múltiples síntomas y de repente no tienes ninguno.

El cese repentino de los síntomas puede ser señal de un aborto espontáneo, especialmente durante el primer trimestre, que es cuando hay más riesgo de pérdida del embarazo.

Aunque no significa necesariamente que haya un problema, sí justifica una investigación en caso de que el cambio sea repentino y extremo. Incluso si no hay otros signos evidentes de aborto espontáneo (como sangrado anormal o calambres severos), es importante que te revisen lo antes posible.

Consejos

La experiencia del embarazo en sí es muy individual. Al final, es importante recordar que la gravedad o frecuencia de los síntomas no es un indicador claro de cómo progresa tu embarazo. Puede ser perfectamente natural tener un ciclo de síntomas que aparecen y desaparecen. También es normal no tener ningún síntoma.

Si alguna vez tienes dudas, siga sus instintos y hable con su médico. Todo lo que se necesita es una simple ecografía para comprobar el estado de su embarazo.

Más información de los síntomas del embarazo