Saltar al contenido

Prueba De Embarazo Casera

Si tienes dudas relacionadas a la conocida prueba de embarazo casera, entonces estás en el lugar correcto para aclararlas. ¿Cómo debe hacerse esta prueba?, ¿qué tan efectiva puede llegar a ser?, ¿realmente puede determinar si una mujer está embarazada? Sigue leyendo y aclara por cuenta propia estas y demás preguntas relacionadas al tema en cuestión.

Generalmente se suele conocer como prueba de embarazo casera a aquel aparato desechable que se encuentra en las farmacias. Sin embargo, ahora estás a punto de averiguar que esta no es la única prueba casera que existe para embarazadas.

¡Hay  toda una gama de pruebas de embarazo que se pueden hacer en casa! Descúbrelas todas sin ninguna prisa en las siguientes líneas creadas para tu completo entendimiento del tema.

La tradicional prueba de embarazo casera

El primer tipo de prueba de embarazo casera que se debe mencionar es la ya nombrada previamente. Esta misma, es la que se suele conseguir en farmacias y la que goza de popularidad entre las mujeres. La famosa prueba de orina o test de embarazo.

prueba de embarazo casera

Realizar esta prueba es algo muy sencillo: lo primero que debes hacer es conseguir este alargado aparato de uso personal. Luego de ello, deberás tomar una muestra de tu orina y empapar con ella la punta de este aparato. Ves que este aparato tiene un espacio en blanco justo en el medio, ¿cierto? Pues será allí donde aparezca el resultado de la prueba. Si luego de empaparla aparecen dos rallas o más, ¡ello significa que estás embarazada!

¿Cómo funcionan esta clase de pruebas? Simple, todo se debe a la hormona conocida como gonadotropina coriónica humana o hCG para abreviar. Como podrás deducir, esta clase de hormona empieza a aparecer en grandes cantidades si estás embarazada. La misma, se cuela en la orina al cabo de un par de semanas de gestación. ¡La prueba casera para embarazadas detecta esta hormona y arroja un resultado en base a su presencia en la orina!

Por lo antes mencionado es que se debe esperar un poco a la hora de utilizar este método casero. El hCG empieza a segregarse justo después de la gestación, pero llega a niveles elevados en unos cuantos días. ¡Si no se espera un tiempo prudencial puede que la prueba no funcione!

Se recomienda que se use este método una semana después de haber perdido la menstruación. En dado caso de que estés embarazada, ¡tendrías un promedio de dos a tres semanas de gestación!

Estas pruebas tienen un promedio de acierto de entre el 75 al 99% si se usa correctamente. Quizás es por ello que sea tan confiable y usada hoy en día. ¡Aunque ta no es la única prueba casera que existe!

Otros tipos de prueba de embarazo casera

Aunque estas pruebas no sean tan confiables como la anterior, lo cierto es que existen y pueden hacerse en casa. Dependiendo de cómo las realices, varía tanto en eficacia como en precisión a la hora de arrojar los resultados. ¡Por eso debes de prestar una debida atención!

Entre los otros tipos de prueba de embarazo casera que existen y que puedes implementar resaltan:

  1. La prueba del envasado de orina. Toma un frasco de vidrio totalmente seco y limpio y vierte allí parte de tu orine cotidiano. Tápalo correctamente y déjalo unas 8 horas dentro del refrigerador. Terminado este tiempo, revisa el envase verifica si tiene o no una especie de espuma blanca en su superficie. Si esto es así, ¡entonces estás embarazada! Una prueba de embarazo económica, ¿no te parece?
  2. La prueba del aceite. Vierte parte de tu orina en un recipiente limpio y echa sobre ella un chorrito de aceite. Si las gotas de aceite se empiezan a unir entre sí, ello quiere decir que estás embarazada. Si por el contrario, estas gotas permanecen separadas, entonces no estas gestando en esos momentos. ¡Simple pero efectivo!
  3. La prueba del vinagre. Igual que en las pruebas anteriores, deberás tomar un poco de tu orina para experimentar. En este caso, deberás arrojar en la orina una cucharada de vinagre sin mezclarlo en lo absoluto. Al cabo de una hora, verifica cómo se encuentra el vinagre junto con la orina. Si se ha formado una espuma o la mezcla cambió de color, ¡entonces estás por ser mamá!
  4. La prueba del cloro. De manera análoga a las ya descritas anteriormente, deberás mezclar la orina matutina con un poco de cloro. Si al cabo de unos minutos esta mezcla empieza a cambiar de color, entonces es probable que estés embarazada. Si por el contrario, no pasa absolutamente nada, entonces puede que no estés gestando nada en tu interior.
  5. Síntomas de embarazo. Esta quizás sea la prueba definitiva de que una mujer esté o no embarazada. Si sientes nauseas continuas, cansancio, dolor de cabeza, falta de menstruación e hinchazón abdominal, es probable que estés embarazada. ¡Solo hace falta prestar atención al cuerpo para determinar la veracidad del asunto!

Lo cierto de todas estas pruebas antes mencionadas, es que ninguna sigue con métodos científicos previamente probados. Por consiguiente, no se puede tomar como fiable ninguna de estos métodos para saber si estás embarazada. ¡Hay muchos factores que pueden alterarse en estas pruebas! Ante cualquier duda, lo más sensato es acudir a un médico para que él mismo te realice las pruebas pertinentes.

Consejos para saber si estás embarazada

Con todo lo anterior dicho, no queda más que aconsejar un par de cosas relacionadas a las pruebas de embarazo. Estas cosas se pueden enlistar de la siguiente manera:

  • La prueba de embarazo más segura es la sanguínea, la cual mide directamente los niveles de hCG dentro de ti. Si has de recurrir a un tipo de prueba para saber si estás embarazada, ¡que sea esta preferiblemente!
  • Si quieres probar estos tratamientos para determinar si estás embarazada, entonces pruébalos con el orine de la mañana. Esto, debido a que es esta orina la que más concentración de hCG puede poseer.
  • Si optas por la prueba de embarazo casera tradicional, procura leer todas sus instrucciones de uso. ¡Así estarás segura de haberla usado correctamente!

¡Esto es todo cuanto a pruebas caseras de embarazo se refiere! Ya sabes qué hacer si tienes dudas, ¿o no?