Saltar al contenido

Tercer Trimestre De Embarazo

¡El día del alumbramiento está cerca!, prueba de ello es que ya empiece el tercer trimestre de embarazo. ¿Qué cosas se esperan para este nuevo periodo? ¿Cuáles son los últimos cambios que experimenta la mujer? ¿Qué pasa con el embarazo en esta etapa? Quédate en este lugar y descubre las respuestas que tanto andabas buscando. ¡Llegó la hora de saber que depara el tercer periodo del embarazo!

¿Qué sucede con el feto y la madre durante el tercer trimestre de embarazo?

Para este tercer trimestre se espera que el tamaño de la barriga se mantenga constante. De repente puede crecer un poco más, pero no es lo más común. Esto se debe a que el feto ya creció todo lo que debía crecer y ya ha terminado de desarrollarse. ¡Al menos en su mayoría!

El inicio de último trimestre indica el advenimiento de nuevos síntomas y malestares para la embarazada. Ello motivado a los últimos retoques que tu cuerpo necesita para poder dar a luz como se debe. Entre estos malestares y síntomas del tercer trimestre de embarazo se encuentra:

  • Dolor fuerte en la espalda y en la cadera, motivado al peso excesivo del bebé.
  • Retención de líquidos.
  • Ardor en el estómago.
  • Ganas frenéticas de orinar.
  • Contracciones cada vez más constantes.
  • Insomnio e incomodidad para dormir.
  • Leve segregación de leche materna.
  • Sensación de poco control del feto. ¡Se mueve demasiado!

Todo esto es normal que pase en el tercer trimestre y por tanto se recomienda reducir drásticamente las labores físicas. ¡Ya es suficiente con esta guerra interna para tener que forzar mucho más el cuerpo!

En este trimestre el feto ya empieza a prepararse para salir. El mismo, adquiere su respectiva posición de salida y por tanto, tu barriga puede que baje de posición. ¡Ha llegado la recta final!

Meses que corresponden al tercer trimestre

  • Séptimo mes de embarazo
  • Octavo mes de embarazo
  • Noveno mes de embarazo

Riesgos en el Tercer trimestre de embarazo

Ya que es la última etapa del proceso de gestación, es normal que el mismo pueda sufrir diferentes complicaciones. Sumadas a ellas se encuentras los diferentes factores de riesgo que pueden aparecer por estas fechas. Lee esta lista para saber más al respecto.

Entre las complicaciones y riesgos en el tercer trimestre de embarazo se puede encontrar:

  • Parto prematuro. Este a su vez puede ser causado por cualquier problema interno que padezca la madre. Su síntoma más común es la presencia de contracciones continuas antes del día previsto para dar a luz. ¡Puede darse en el mes 7 u 8 del embarazo!
  • Desprendimiento de la placenta. Puede que en estos meses la placenta se haya salido y no esté funcionando como debería. ¡Esto puede ser fatal ya que el bebé no seguirá obteniendo los nutrientes que necesita!
  • Posicionamiento indebido del bebé. Una complicación bastante común que trae como resultado la dificultad de dar a luz. ¡El feto podría incluso morir por estar mal colocado!
  • Estrés para el feto, infundado por la madre. Esta complicación es bastante común y se da por las malas posiciones que la madre puede tomar. Por ejemplo, estar boca arriba por un largo tiempo. ¡Esto afecta en gran medida al feto!

Aun se puede correr grave peligro en esta última etapa del embarazo. Por ello, no hay nada más recomendable que prestar el doble de atención a estos últimos meses. ¡Así se evitan irregularidades de cualquier tipo!

Consejos para este tercer trimestre de embarazo

Finalmente, no queda más que agregar a este tema más que recomendarte un par de cosas. Síguelas con detenimiento y no dejes de cuidarte, tanto antes como durante y después del embarazo. ¡Solo de ti depende estar sana! Dichos consejos para este tercer trimestre son:

  • Procura siempre seguir esa dieta balanceada que hasta ahora has intentado mantener. Recuerda que en este momento tu cuerpo está mucho más sensible de lo normal y puede que ello te afecte.
  • Trata de no mantener relaciones sexuales en el tercer trimestre de embarazo. Pese a que no suele influir en nada este tema, es probable que un mal movimiento pueda no ayudarte. ¡Trata de estar lo más tranquila que puedas!
  • Ejercítate un poco más de la cuenta, de manera poco demandante claro está. Esto puede ayudar que el parto sea mucho más fluido y rápido de efectuar.
  • Evita la automedicación a cualquier costo. ¡Existen medicamentos nocivos para el feto! Solo consume lo que tu obstetra o ginecólogo te recomiende.

Este proceso está por terminar y no queda más que agregar salvo que no dejes de alegrarte. ¡Estas a punto de ser mamá!